¿Y ahora qué?

Esta es uno de las múltiples interrogantes que el recien diagnosticado y sus familiares se realizan cuando el especialista  indica que tiene que eliminar el gluten de la dieta.

El celíaco recién diagnosticado se enfrenta a una serie de retos e interrogantes ante la nueva etapa que se le presenta en su vida, etapa, que va a traer un cambio sustancial tanto personal como social. En algunos casos el especialista informa como afrontarlos, en otros casos derivan a la Unidad de Nutrición y Dietética, en los menos a la Unidad de Educación Terapéutica de Enfermedad Celíaca, pero en la mayoría según mi experiencia, sin tan siquiera dar una explicación más o menos acorde con la nueva situación recomiendan que se ponga en contacto con la Asociación de celíacos más cercana.

Sin desmerecer la información que pueden dar los especialistas y nutricionistas considero que la mejor opción es la derivación a la Unidad de Educación Terapéutica de la Enfermedad Celíaca más cercana, pero nos encontramos que en todo el territorio nacional unidades de este tipo se pueden contar con los dedos de una mano. (Puede ver artículo sobre dichas Unidades), la segunda mejor opción dada la escasez de este tipo de unidades es la derivación a la Asociación de Celíacos más próxima. En las asociaciones  estos interrogantes y retos que agobian a la mayoría de los recién diagnosticados y familiares gracias a la experiencia y profesionalidad de las personas que la forman suelen ser resueltos; lo habitual es que además de aclarar las dudas que surgen y explicar de forma pormenorizada como llevar la dieta sin gluten pongan a disposición del nuevo celíaco herramientas e información adicional para que le sea más fácil llevar la enfermedad y lo que es más complejo, la dieta sin gluten.

Lo único que no recomiendo es que Don Google nos de la solución. Hay mucha información sobre la enfermedad celíaca y la dieta sin gluten en Internet de muy buena calidad, pero también nos encontramos con información sesgada o manipulada a ciertos intereses.