Tratamiento

El único tratamiento es instaurar una dieta libre de gluten de por vida. La dieta tiene necesariamente que ser estricta y va a permitir la recuperación de las vellosidades intestinales.

Habitualmente al poco tiempo de empezar la dieta se suele apreciar una mejoría significativa, no obstante puede pasar dos años hasta la normalización completa de las vellosidades.

La dieta libre de gluten no es sencilla, debido a que el gluten se encuentra presente en un porcentaje elevado de los productos manufacturados (se estima  en el 70% aproximadamente), además de la facilidad de que los alimentos sin gluten sean contaminados por gluten (contaminación cruzada).

En algunos casos la dieta viene acompañada al principio de algunos complejos vitamínicos, hierro y calcio, así como, la supresión de la lactosa.