Revertir la intolerancia al gluten sin afectar al sistema inmunológico

Gliadina

Revertir la intolerancia al gluten sin afectar al sistema inmunológico, es lo que se pretende con la tecnología desarrollada en Northwestern Medicine (Chicago).

El tratamiento consiste en una nanopartícula biodegradable que contiene gluten y que ‘engaña’ al sistema inmunitario para convencer al organismo de que el antígeno (gliadina) es seguro.

Ensayo clínico en celíacos

Lo que se pretende con esta nanoparticula es reprogramar el sistema inmunitario.

Los resultados de un nuevo ensayo clínico de fase 2  han mostrado que es posible inducir la tolerancia al gluten en personas celíacas.  De esta forma, la nanopartícula actúa como un caballo de Troya.
La nanoparticula denominada COUR CNP-101 se cargó con gliadina. Una semana después del tratamiento, los pacientes recibieron alimentación con gluten durante 14 días. Los pacientes celíacos que comían gluten y que no recibieron el tratamiento, desarrollaron marcadas respuestas inmunitarias a la gliadina y al daño en su intestino delgado. Sin embargo, los pacientes celíacos tratados con la nanopartícula COUR CNP-101, mostraron un 90 por ciento menos de respuesta a la inflamación inmune que los pacientes no tratados.

 Los resultados también han mostrado que este tratamiento protege el intestino delgado de la exposición al gluten

Como funciona estas nanoparticulas:

El enfoque de COUR para la tolerancia inmune se basa en décadas de investigación del Laboratorio Stephen D. Miller de la Universidad Northwestern. El Dr. Miller descubrió los mecanismos subyacentes de la inducción de la tolerancia inmune y definió un enfoque terapéutico aplicable a una amplia gama de enfermedades inmunomediadas. Estudios clínicos recientes en humanos del programa principal de COUR, CNP-101, validan este enfoque.

La superficie de nanopartículas está diseñada para dirigir y mejorar la absorción inmune por el sistema de fagocitos mononucleares. El núcleo interior está cargado con antígeno o alérgeno específico de la enfermedad para el tratamiento de cualquier condición autoinmune o alérgica.

La plataforma de nanopartículas de COUR reprograma proactivamente el sistema inmune con nuevas instrucciones de que el antígeno o alérgeno es «propio», y la respuesta inmune debe ser tolerogénica, no inflamatoria. Esto da como resultado una reducción dirigida de las respuestas de las células T específicas de la enfermedad, mientras que deja el resto del sistema inmune intacto.

Las terapias de nanopartículas de COUR entregan antígeno o alergeno específico de la enfermedad a las células presentadoras de antígeno (APC) en el bazo y el hígado a través de vías fagocíticas naturales, no inflamatorias. Las APC activan células T específicas de antígeno o alérgeno, que luego se eliminan, se vuelven inactivas (anérgicas) o se convierten en células T reguladoras.

Además, este hallazgo abre la puerta para tratar otras enfermedades autoinmunes y alergias como la esclerosis múltiple, la diabetes tipo 1, la alergia a los cacahuetes o el asma.

Fuentes: Redacción MédicaCOUR Pharmaceuticals

Un mayor consumo de gluten en la infancia puede aumentar el riesgo de padecer enfermedad celíaca

Un estudio observacional de la Universidad de Lund, confirma que el riesgo de desarrollar la enfermedad celíaca está relacionado a la cantidad de gluten que consumen los niños genéticamente predispuestos.

En total, 6.600 niños con mayor riesgo de desarrollar la enfermedad celíaca fueron seguidos desde el nacimiento hasta la edad de cinco años, en Suecia, Finlandia, Alemania y los EE.UU..

“Nuestro estudio muestra una clara asociación entre la cantidad de gluten de los niños consumen y el riesgo de desarrollar la enfermedad celíaca. Esto confirma nuestros resultados anteriores de los estudios sobre los niños suecos”, dice Daniel Agardh, profesor asociado en la Universidad de Lund y consultor en el Hospital Universitario de Skåne en Malmö, y líder del estudio.

Los resultados actuales muestran también que el riesgo de desarrollar la enfermedad celíaca fue más alta en niños de 2-3 años de edad con mayor riesgo de desarrollar la enfermedad celíaca. El aumento del riesgo fue notable incluso con pequeñas cantidades de gluten – una ingesta diaria de 2 gramos – o el equivalente a una rebanada de pan blanco.

“Una ingesta de gluten al día de 2 gramos a la edad de 2 años se asoció con un aumento del 75 por ciento en el riesgo de desarrollar la enfermedad celíaca. Esto es en comparación con los niños que consumían menos de 2 gramos de gluten. Sin embargo, la determinación de una recomendación u límite es un reto ya que la ingesta de gluten varía y aumenta durante los primeros años de vida”, dice Carin Andrén Aronsson, autor principal del artículo y dietista de la Universidad de Lund.

La investigación actual se basa en la ingesta total de gluten. El siguiente paso es estudiar qué grupos de alimentos que contienen gluten son de mayor importancia en comparación con otros para el desarrollo de la enfermedad celíaca. En otros proyectos de investigación, Daniel Agardh y sus colegas están investigando la importancia de las enfermedades infecciosas, así como si una dieta completamente libre de gluten podría reducir el riesgo de enfermedad celíaca en niños que han sido evaluados con mayor riesgo de desarrollar la enfermedad.

Puede leer la publicación completa en inglés pinchando “AQUÍ”

Experiencia emprendedora en el sector biotecnológico

Los titulados en Biotecnología por la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche y fundadores de la start-up Nutrihorizon del Parque Científico de la UMH, César Alonso, Francisco Javier Gran y Gabriel Sánchez, desarrollan formulados alimentarios para suplir las carencias de micronutrientes en personas que sufren celiaquía. Los titulados y Alumnos de la UMH decidieron impulsar esta start up, con el apoyo de asesores de la Maratón de Creación de Empresas UMH, para mejorar el bienestar de los celiacos.

Para lograr esta meta, los promotores aprovecharon su experiencia en laboratorios de investigación para aprender y desarrollar competencias científicas como las que ahora emplean para el I+D de su compañía. Tras ganar el Certamen Innova-Emprende con su idea del indicador nutricional portátil para celiacos, apostaron por continuar con el desarrollo de su iniciativa.

Además, la compañía ha contado durante su trayectoria con el apoyo del Área de Financiación y Desarrollo Empresarial del Parque Científico de la UMH. Este servicio ofrece, entre otros servicios, tutelaje personalizado e intensivo, apoyo en la comercialización de proyectos y soporte integral en la búsqueda de financiación pública, financiación privada y/o socios. Asimismo, han recibido apoyo en diversas áreas como la gestión administrativa o la comunicación.

 La celiaquía es una afección que lleva asociada una larga lista de patologías como enfermedades tiroideas, diabetes o la pérdida de peso y masa muscular. Para prevenir algunas de estas patologías, se recomienda a los celiacos implementar en su rutina una alimentación sin gluten, un objetivo que no es fácil de cumplir debido a obstáculos como la presencia de fuentes ocultas de gluten en los alimentos o la contaminación cruzada debido a restos o trazas de esta proteína en los hornos o instrumentos de cocina.

Otro de los inconvenientes es que esta dieta sin gluten excluye una gran cantidad de alimentos, así como condimentos y colorantes. Además, al suprimir estos alimentos algunos celíacos presentan deficiencias de vitaminas y minerales. Para suplir estas carencias, Nutrihorizon desarrolla un formulado con aplicación en numerosos alimentos y apto para todos los públicos.

Nueva y posible alternativa a los productos «sin gluten»

Un equipo de científicos de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y la Universidade de Trás-os-Montes e Alto Douro (UTAD), junto con otros organismos de investigación, ha desarrollado un método que permite disminuir la toxicidad del gluten para las personas celíacas.

Aunque no debemos olvidar que en la actualidad el único tratamiento para la enfermedad celíaca es “la dieta sin gluten, estricta y de por vida”. Gracias al trabajo de este equipo de científicos se abre una nueva alternativa a nuestra dieta. Alternativa que no debemos olvidar que aún queda tiempo para poder desarrollarla.

En esta investigación publicada en la revista “Molecular Nutrition & Food Research”, se ha  desarrollado una nueva tecnología para reducir la toxicidad de la harina de trigo para pacientes con enfermedad celíaca, con el objetivo futuro de que el gluten tratado pueda ser consumido por el colectivo celíaco. Este método comprende la utilización de polisacáridos naturales como el quitosano y consiste en una reorganización molecular del gluten, que provoca una disminución de su digestibilidad y, consecuentemente, de la liberación de proteínas y de péptidos tóxicos para los pacientes celíacos. Como explica Marta Rodríguez-Quijano, investigadora de la UPM que ha formado parte del equipo de trabajo, “no retiramos el gluten, lo modificamos mínimamente de modo que este no sea tan tóxico para estas personas”.

En otro estudio, el que también ha participado Marta Rodríguez-Quijano, los investigadores han verificado que este método de desintoxicación del gluten no perjudica a la harina para su transformación en productos alimenticios como el pan, sino que este sigue manteniendo todas sus apreciadas características organolépticas y sensoriale. Marta Rodríguez-Quijano señala: “creemos que esta investigación podría permitir en el futuro, el desarrollo de productos alimenticios basados en el trigo con propiedades sensoriales, nutricionales y tecnológicas similares a los productos tradicionales, pero seguros para el consumo por personas que padecen enfermedad celíaca”.

Un enterovirus, posible desencadenante de la enfermedad celíaca en niños

Investigadores del Hospital Østfold Trust, Grålum (Noruega),han llegado a establecer una asociación significativa entre la exposición al enterovirus y el riesgo de desarrollar enfermedad celíaca en niños.

Christian R Kahrs (Department of Pediatrics, Østfold Hospital Trust, Grålum, Norway) como primer firmante, y otros diez coautores noruegos, suecos y checos, han dado a conocer en el British Medical Journal los resultados de un estudio sobre la asociación entre enterovirus y la enfermedad celíaca en niños.

Los objetivos del estudio fueron determinar si la infección por enterovirus humanos o adenovirus, ambos virus intestinales comunes, predice el desarrollo de la enfermedad celíaca. Fue estudio de casos y controles de diseño anidado en una cohorte de noruegos reclutados entre 2001 y 2007 y seguidos hasta septiembre de 2016. La población del estudio fueron niños noruegos portadores del genotipo HLA DR4-DQ8/DR3-DQ2 que confieren mayor riesgo de enfermedad celíaca.

La exposición a los enterovirus y adenovirus fue detectada mediante la reacción en cadena de la polimerasa en tiempo real en muestras de heces mensuales de 3 a 36 meses de edad.

La enfermedad celíaca se diagnosticó según criterios estándar. Los anticuerpos de la enfermedad celíaca se analizaron en muestras de sangre tomadas a los 3, 6, 9 y 12 meses de edad y luego anualmente. Para evaluar la relación entre las infecciones virales antes del desarrollo de anticuerpos contra la enfermedad celíaca y la enfermedad, se utilizaron odds ratios ajustados del modelo de regresión logística de efectos mixtos.

img1

Entre 220 niños, y después de una media de 9,9 (DE 1,6) años, 25 niños fueron diagnosticados con enfermedad celíaca después del cribado y fueron emparejados con dos controles cada uno. Se encontró enterovirus en 370 (17%) de 2.135 muestras y fue significativamente más frecuente en las muestras tomadas antes del desarrollo de anticuerpos contra la enfermedad en los casos que en los controles.

La asociación se restringió a infecciones después de la introducción del gluten. Las muestras en grandes cantidades y las infecciones de larga duración dieron estimaciones de mayor riesgo.

Tanto la especie de enterovirus comúnmente detectada, Enterovirus A y Enterovirus B, se asociaron significativamente con la enfermedad celíaca. No se encontró la asociación para las infecciones durante o después del desarrollo de anticuerpos contra la enfermedad. El adenovirus no se asoció con la enfermedad celíaca.

Los investigadores concluyen que en este estudio longitudinal, una mayor frecuencia de enterovirus, pero no de adenovirus, durante la primera infancia se asoció con una enfermedad celíaca posterior. El hallazgo añade nueva información sobre el papel de las infecciones virales en la etiología de este tipo de enfermedad.

Los autores señalan que este es el primer estudio de este tipo, que explora la relación entre los virus en la infancia y la enfermedad celíaca posterior y que la vacunación podría reducir el riesgo de desarrollo de la enfermedad celíaca.

Documento completo en inglés pinchando AQUÍ